Sobre nosotros

Home / Sobre nosotros

Somos unos firmes convencidos de que, salvo por motivos físicos o muy evidentes, todos poseemos todas las capacidades.
Simplemente se trata de ejercitar las que no utilizamos habitualmente para que no se atrofien.
Del mismo modo que vamos al gimnasio y ejercitamos nuestros músculos, podemos ejercitar nuestras habilidades para desarrollarlas y mejorarlas.

Solamente hacen falta tres ingredientes:

1.- Actitud adecuada.      2.- Un objetivo razonable.      3.- Alguien que nos acompañe.


Bienvenidos al Gimnasio de Habilidades. Bienvenidos a Gym of Skills.

Ayudamos a potenciar la actitud adecuada, a fijar objetivos razonables de mejora y sobre todo, acompañamos a las personas en su proceso de transformación y mejora de habilidades personales y profesionales.


 

NUESTRO RENDIMIENTO
Cada vez más nos miden por nuestros resultados. Los resultados se obtienen cuando el rendimiento es adecuado. Qué bueno sería que nos fijásemos más en el rendimiento que en el resultado, ya que el segundo es consecuencia del primero. Y reconozcamos que tenemos tendencia a focalizarnos en el resultado final, perdiéndonos así parte de la historia.

Nos gusta mantener las cosas sencillas, por eso la fórmula que proponemos para mejorar nuestro rendimiento en cualquier ámbito es rematadamente simple:

Rendimiento = Potencial – Interferencias

Se trata pues de incrementar nuestro potencial o de reducir las interferencias que sufrimos. Así de fácil.


 

NUESTRO POTENCIAL:
Nuestro potencial viene determinado por cinco aspectos:

1.- Nuestro ADN: Efectivamente, si alguien tiene las cuerdas vocales dañadas, difícilmente será cantante de ópera. Si alguien tiene menos de 18 años no podrá obtener el permiso de conducir. Pero si no es por estas cuestiones físicas o normativas, todos podemos cantar ópera (a un nivel determinado que nos satisfaga) o sacarnos el carnet y conducir (al nivel de habilidad que podamos).

2.- Nuestra actitud: La actitud no lo es todo. Pero sí un elevado porcentaje. Querer mejorar es fundamental para realmente mejorar nuestro rendimiento. Mejorar nuestros músculos abdominales requiere esfuerzo y por tanto la actitud adecuada para hacerlo. No siempre será agradable o divertido, por ello si no la tenemos nos apuntaremos al gimnasio en enero y en febrero ya no estaremos acudiendo.

3.- Nuestro conocimiento: Necesitamos conocer los fundamentos, las reglas, los resortes y los procedimientos. Debemos conocer la teoría y los porqués de las funciones y tareas que llevamos a cabo. Querer entenderlas nos permitirá mejorar.

4.- Nuestra práctica: Hay que “bajar a las trincheras”. No conocemos a nadie que haya aprendido a vender por correspondencia. A un cierto punto hay que ponerse el mono de trabajo y lanzarse a la ardua tarea de poner en práctica los conocimientos adquiridos.

5.- Nuestra habilidad: Cuando logramos interiorizar la práctica y convertirla en un hábito nuevo, entonces es cuando realmente hemos ampliado nuestro potencial. Para ello necesitamos herramientas que nos permitan evaluar nuestro desempeño y medir si progresamos adecuadamente o estamos volviendo a hábitos anteriores.


 

LAS INTERFERENCIAS:
Las interferencias son aspectos, circunstancias o situaciones que reducen nuestro Potencial e impiden que se transforme en Rendimiento.
El miedo, la comodidad, los rumores, las agendas ocultas…actúan como cortocircuitos de nuestro potencial.
Es básico identificar y minimizar dichas interferencias.